No puedo quitarme a mamá de la cabeza

El post de hoy no es que me guste…me encantaaaaa!!!!!!

Tiene algo que me encanta y que convierte los post en realmente especiales, tiene alma.

Tiene el alma impresa de 6 mujeres, la ilusión y el detalle de  tres mujeres que no podían dejar de pensar en otras 3, de tres mujeres que no podían quitarse a su mamá de la cabeza.

El caso es que el post de hoy es un post real….tan real como las Bodas de Blog que tanto me encantan, y sobre todo cuando son las nuestras.

El post de hoy tiene nombre propio, se llama Mónica,Petri, Raquel, Pepi, Iracema y Manuela.

Tres novias y tres mamis,  que en el día más importante de sus vidas buscaron la manera de tener algo en común; son tres historias preciosas de tres mujeres bellísimas.

Vamos a contar estas historias, y empezaremos por Mónica y Petri.

La historia de Mónica es muy emotiva porque por desgracia su madre no pudo verla llevar su velo…pero 35 años después de su boda, Mónica llevo el velo de su madre para recordarla en un día tan especial.

Quería que de  alguna manera estuviera presente en el día más importante de su vida. Por desgracia su madre no está con nosotros, se la llevó hace 3 años, esa maldita enfermedad llamada cáncer. Su hermana se casó el año pasado, no llevó velo y Mónica sabía que ella misma, se iba a casar en breve. Un día hablando con su hermana, diciéndole que ella sí quería llevar velo, hablaron sobre la posibilidad de llevar el velo de su madre, guardado celosamente junto a su vestido después de 37 años.

Cuando Mónica fue a buscar vestido para su boda, le parecía raro no encontrar aquellos que había visto por internet, quería algo de Pronovias, fue a Rosa Clará, y después de un par de sitios más fue cuando volvió con su hermana a Rosa Clará a probarse uno que le gustaba y justo al final le sacaron el vestido perfecto, fue probárselo,  ponerse el velo y decir…halaaaaa!!!!! Encajaba a la perfección, era casi la misma tela.

Y así fue como ese día Mónica llevó el velo de su madre, sintiéndose así la hija más orgullosa del mundo. Después de lavarlo lo recortaron un poco porque había una parte un poco rasgada y le cambiaron la peineta para llevarlo debajo del moño. Y Mónica cree que el día de la boda, de alguna manera ella estaba ahí, y yo también estoy segura de que fue así.

Y ahora quiero presentaros a Raquel y Pepi.

Al igual que Mónica, Raquel también llevó el día de su boda el velo de su madre. Pero Raquel no se quedó sólamente en el velo, Raquel llevó también una réplica del ramo de su madre y se casó en la misma iglesia que se casó su madre 34 años atrás. Raquel se casó el día de su cumpleaños, cumpliendo un sueño que tenía desde siempre.

Hacía justo 3 años que le dieron la peor noticia que le podían dar: su abuela materna, a la que adoraba, estaba muy enferma. Desde entonces su cumpleaños era muy triste y quería compensar el día más triste con el más feliz.
Ocho semanas más tarde ella murió y días después conoció al que hoy es su marido (siempre pensó que su abuela tuvo algo que ver)
Raquel se casó en la iglesia de San Miguel, la del barrio de sus padres, en la que se casaron sus padres y abuelos, en la que la bautizaron,  pero sobre todo porque su abuela siempre decía que las novias lucían más bonitas en San Miguel y ella siempre se paraba allí a verlas cuando había una boda.

En cuanto al velo, su madre siempre hablaba con mucho cariño de él y ya de pequeña se lo probaba con mucha ilusión. Cuando Raquel  fue a elegir el vestido, su madre le dijo que por qué no se lo probaba. Y cuando se lo vio puesto y vio lo feliz que le haría que lo llevase  pensó que si había que llevar algo prestado, ¿qué mejor que de la persona que más ha podido hacer por ella durante todos estos años?
Además, ella hubiese querido regalarle el vestido pero por circunstancias no podía, así que con la ilusión del velo no sentiría tanta pena por no poder regalarle el vestido.
En cuanto al ramo, recordaba cómo resaltaba el rojo en las fotos que veía por su casa. Además, el rojo es el color favorito de Raquel y el que protagonizaría la boda, así que básicamente sería como el ramo de su madre,  pero con el toque de los ranúnculos y el hipéricum.


Y por último os quiero presentar a Iracema y Manuela.

Iracema, no nos engañemos, para mí es especial, es especial porque es una de mis niñas, tiene un no se qué que le hace única. Tal vez sea esa sonrisa que siempre calza o ese corazón que no le cabe en el pecho, el caso es que desde que la conocí pude ver que tenía algo.
Tal vez la historia de Iracema no sea tan emotiva como la de Mónica y Raquel, pero ella tampoco podía quitarse a su mamá de la cabeza, y la manera de homenajearla fue llevando el tocado que llevó su madre 28 años atrás el día de su boda.

Iracema decidió llevar el tocado porque sabía que a su madre le haría muchísima ilusión y porque así habría algo suyo en la boda y sería un bonito recuerdo.
El tocado estaba hecho con perlas, plumas de avestruz y unas piedras de Swarovsky.

Como habéis podido ver, muchas veces el detalle más sencillo hace que el día “B” se convierta en más especial si cabe.

Quiero agradecer a Mónica, Raquel e Iracema que me hayan ayudado a realizar este post, que para mí ha sido tan especial escribir.
Gracias chicas por compartir vuestro día y vuestro recuerdo conmigo.

Categorías:Novias

12 replies »

  1. Que entrada tan bonita! Yo siempre he querido llevar algo de mi madre el día de mi boda, porque es la mujer más especial de mi vida!

    • Pues ya sabes, pide. Yo llevé de la mía uno de esos relojes enanos de oro, sabes cuáles te digo?? Ese se lo regaló mi padre cuando eran novios, ella lo llevó el día de su boda y yo también lo llevé en la mía. Lo llevé a pulir, a poner a punto la maquinaria (es de cuerda) y le puse una correa blanca. Y me encantó llevarlo!. Y en mi primera boda llevé la pulsera de azahar que llevó ella en la suya…

  2. Me encanta la entrada! madre no hay más que una y ese día ella lo disfrutan tanto o más que las novias.. Raquel ibas preciosa y tu historia lo es aun más!

  3. Gracias por poner este post, de verdad hace mucha ilusión leerlo y me ha encantado leer las historias de las demás, estaban guapísimas tanto las madres como las hijas. Me ha emocionado muchooo y no puedo dejar de decir….Gracias..!!!!!!

  4. que me emociono!!!jolin que desde que os sigo no hago más que llorar con algunos de vuestros post!!!hay que de aquí a mi boda me quedo sin lagrimas!! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s