La boda cañera de Ana y David

colores-de-boda-organizacion-boda-wedding-planner-decoracion-boda-139

Después de un tiempito, volvemos a poder publicar una de nuestras bodas de esta pasada temporada. Tenía tantas ganas de publicar esta boda!!!
Pero para enseñaros fotos bonitas, cuidadas y para que podáis vivir la boda completa, siempre tenemos que esperar el envío de los fotógrafos, por eso a veces pasa tanto tiempo.

En la boda que os enseñamos hoy nos encargamos de absolutamente todo. Ana y David nos eligieron para que llevásemos con ellos el servicio de organización integral: les buscamos el espacio para celebrar su boda, el catering, fotógrafo, iluminación, Dj, cantante, invitaciones, regalos, etc…, y cómo no, la decoración, de la que como siempre, en todas nuestras bodas, nos encargamos nosotras mismas.

Detrás de una decoración muy pero que muy cuidada, y sobre todo romántica, se escondían las personalidades de Ana y David, que llenaron su boda de momentos divertidos, únicos y como os decía, muy pero que muy cañeros.
Y es que entrar con la marcha que entraron a la hora de la cena, la verdad es que pocas veces lo he visto…..jajajajajajaja

Ana y David llegaron a nosotras por un amigo en común, su caso fue muy particular. Ellos ya tenían un espacio para la celebración de su boda cuando contactaron con nosotras, pero cuando nos conocimos Ana y yo, y morimos de amor la una por la otra, decidieron venirse conmigo a muerte y seguir todos nuestros consejos, lo que les llevó a tener una boda realmente increíble.

La relación con Ana siempre fue, y sigue siendo, algo más que una relación comercial. Ella es como yo, una loca de la vida y hablamos en los mismos “términos” (quien me conoce sabe a qué me refiero….jajajajajajaja). Es una persona divertida y con su genio, pero también con un corazón como pocos, y es que eso es lo que tenemos las personas con genio, que nos comemos el mundo pero luego nos quedamos en nada!!!!

Y de David qué voy a decir, pues la verdad y nada más que la verdad, que es un verdadero cielo, que nos dejó hacer a las dos, a nuestra manera, que nunca nos puso ningún problema a nada y que me quedo con su satisfacción y su alegría el día de la boda, porque disfrutó como pocos novios he visto yo disfrutar.
Y tuvo también un momento que nos rompió a todas el corazón, cuando le regaló a Ana unos Christian Louboutin, con los que Ana literalmente enloqueció, pero vamos, que con toda la razón del mundo.

Bueno, pues ahora pasamos de lo personal, que sinceramente es lo que más me gusta siempre contaros, a lo profesional, a lo que hicimos, dónde y cómo.

Como os decía, Ana y David tenían ya un espacio para su boda y cuando decidieron contar con nosotras, cambiamos su espacio por La Casa de Oficios, en Torremocha del Jarama, un pueblo en la sierra de Madrid, realmente idílico.

Situada a 2 kilómetros del casco urbano de Torremocha, la Casa de Oficios, se construyó en el siglo XVIII por el Conde de Cabarrús para llevar la administración del canal, así como las propiedades que poseía en la Vega de Uceda. De estructura cuadrada, y neoclásica, sus muros son de mampostería con sillares de piedra caliza.

Y fue allí donde Ana y David se dieron el “Si Quiero”. La ceremonia civil la celebramos en la bodega, una verdadera maravilla para una boda civil.
Sillas Tiffany, cestos con helecho y un arco fue la decoración elegida, una decoración sencilla pero a la vez elegante para no desentonar con el espacio de la celebración.

Una boda en la que la coordinación fue un detalle más que importante, ya que no solo hizo falta coordinar iluminación, Dj, cantante, etc…., sino a más de 250 invitados y un montón de sorpresas tanto por parte de los novios como por parte de los invitados. No solo el ramo de la novia, sino los ramos y coronas que Ana repartió entre sus amigas, los regalos para las madres de los novios, y cómo no, el regalazo de David a Ana. Y también sorpresas por parte de los amigos, y vídeos que se emitieron durante la barra libre para los novios.
Como os digo siempre cuando nos llamáis, una de las cosas más importantes en una boda y que hace que los novios la disfruten más, ya que les trasmite tranquilidad, es una buena coordinación.

En lo que se refiere a decoración esta boda es la prueba de que no hace falta cargar y recargar los espacios. Muchas veces menos es más y cuanto más sencillo, más elegante y mejor.

En el cóctel, que decoramos con luces de verbena, instalamos un rincón de bienvenida con pacas de heno y cajas de madera acompañado de flor, las iniciales de los novios y una pizarra. También colocamos el seating plan de las mesas sobre un palet alto, decorado con botellas con flor suspendidas.
Para el libro de firmas, imprimimos fotografías de la sesión preboda y las colocamos en una mesa de rulo acompañada de una puerta antigua con pizarra para que los invitados escribieran sus mejores deseos a los novios.

Tampoco podía faltar un rincón con mobiliario antiguo para que los invitados tuvieran un rinconcito donde realizar fotografías elegantes y cuidadas.
Y como detalle también ya que en septiembre anochece antes, un rincón decorativo con una mesa con encajes y velas. La luz tenue e indirecta de las velas, el olor a jazmín del jardín y el resto de ricones compusieron el encuadre perfecto.

Amenizando el cóctel, nuestra Hada Guldrich, una artista con una voz única y mágica que nunca pasa desapercibida y consigue llenar de emociones esa hora y media.

Una vez finalizado el cóctel la cena se sirvió en la carpa interior, una carpa decorada también con luces de verbena y con un rincón con mobiliario y flores consiguiendo dos cosas, embellecer la carpa con otro enfoque y seguir con la decoración del cóctel.

Para la entrada de los novios al salón bengalas, música y muchas risas que nunca olvidaremos y que hicieron de esta boda, una boda más especial si cabe.

Nos quedamos como siempre, con las felicitaciones de nuestros chicos, que es lo más gratificante del mundo y lo mejor que nos puede pasar. Y en segundo lugar, pero no menos importante, con las felicitaciones de los invitados que asistieron a la boda, que en todas y cada una de nuestras bodas se deshacen en halagos hacia nosotras y eso, se agradece.

Gracias chicos, mil veces gracias, por confiar en nosotras, por compartir vuestro día con nosotras y por permitirnos seguir formando parte de vuestras vidas, ahora y siempre.

 

Fotografía: Santiago Bargueño Fotografo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s